La Inteligencia Artificial transforma la dinámica laboral y empresarial

 La Inteligencia Artificial transforma la dinámica laboral y empresarial

En un escenario donde el origen preciso permanece difuso, la irrupción de la inteligencia artificial (IA) desde la invención del microprocesador en los años 70 ha marcado un cambio paradigmático. En la actualidad, la presencia de la IA es ubícua, captando la atención de todas las empresas en busca de oportunidades para optimizar costos y potenciar beneficios. Mientras tanto, los Estados debaten legislaciones para gestionar su impacto.

Un estudio de 40dB, analizando la asimilación de la IA en la sociedad, revela que el 64% de aquellos que creen no interactuar con la IA en su día a día utilizan navegadores de internet que incorporan sistemas de IA. El 87% de los compradores en línea no perciben su contacto con la IA, a pesar de estar inmersos en ella.

En este contexto, una encuesta para Amazon resalta que la IA y la automatización reciben una mejor valoración por parte de las generaciones Z y milenial, con una notable disparidad en la percepción entre niveles educativos. Aquellos con una educación más elevada muestran menos escepticismo y confían en la creación de nuevas profesiones gracias a la IA en un 84,4% y a la automatización en un 82,5%.

Pier Paolo Cirillo, director de Desarrollo de Software de Amazon en Madrid, sostiene que el 61% de los encuestados considera la IA como una herramienta positiva. Asegura que las nuevas tecnologías no extinguirán empleos, sino que se crearán nuevas oportunidades laborales.

El Banco de España respalda esta perspectiva en su estudio «New technologies and jobs in Europe (2023)», destacando que la IA y la automatización han contribuido al aumento neto de empleo en la mayoría de los países europeos. Expertos como José Ignacio López Sánchez y José Luis Arroyo-Barrigüete, vinculados a la Universidad Complutense, concuerdan en que la automatización y la IA tendrán un impacto neto positivo en el empleo.

Aunque la adopción creciente de herramientas inteligentes proyecta un aumento del 7% en el PIB mundial en 10 años, según Goldman Sachs, el Financial Times advierte que la inteligencia artificial generativa ha generado incertidumbre en el panorama laboral, especialmente para trabajadores administrativos con salarios elevados.

La OIT señala un posible desequilibrio en la distribución de empleo entre hombres y mujeres debido a la automatización, afectando en mayor medida a trabajos ocupados por mujeres en el sector administrativo. La formación continua se plantea como el remedio, con la UE buscando que el 80% de las personas de 16 a 74 años dispongan de habilidades digitales básicas para 2030.

Grandes empresas como Coca Cola, Carrefour, Philips, Ford, Nike y Morgan Stanley ya exploran aplicaciones de la IA en diversas áreas, desde marketing hasta diseño de productos y servicios personalizados.

A pesar de las promesas de eficiencia y productividad, algunos expertos, como José María Lassalle, exsecretario de Estado para la Sociedad de la Información, señalan la falta de consideración de riesgos éticos y problemas filosóficos en el desarrollo de la IA. Hernan Saenz, director global de Bain & Company, apunta a un futuro laboral híbrido donde máquinas y personas coexistirán para lograr mayor productividad y eficiencia.

En este entorno de transición digital, la máxima en Amazon es clara: las máquinas y la tecnología deben complementar a las personas, no sustituirlas. Una encuesta de AWS revela que el 92% de las corporaciones planea utilizar soluciones de IA para 2028, consolidando la presencia creciente de esta tecnología en el mundo empresarial.