El impacto de la Inteligencia Artificial en el empleo

 El impacto de la Inteligencia Artificial en el empleo

La inteligencia artificial (IA) podría estar generando un impacto significativo en el mercado laboral, con consecuencias notables en los salarios y empleos, especialmente en puestos intermedios. Un estudio de la escuela de negocios EADA en colaboración con ICSA revela que, entre 2022 y 2023, los salarios de los mandos intermedios han experimentado un descenso, pasando de una media anual de 44.778 euros brutos a 43.062 euros.

Este fenómeno, observado principalmente en medianas y grandes empresas con mayor acceso a la IA, sugiere un posible efecto de devaluación de ciertas posiciones. Jordi Assens, profesor de EADA y coautor del estudio, plantea la posibilidad de que en el futuro, perfiles de menor nivel y salario ocupen roles que antes requerían habilidades más desarrolladas, especialmente en trabajos de cuello blanco.

El estudio, aunque no establece una causalidad directa, señala que la llegada de la IA podría estar contribuyendo a esta transformación en los puestos de trabajo, generando una estructura empresarial más horizontal y menos jerárquica. David Suárez, socio y director del área de estudios de ICSA, destaca el cambio de modelo en el sector bancario, donde la digitalización ha llevado a una disminución de oficinas físicas y una mayor presencia de trámites online, resultando en menos mandos intermedios.

Investigaciones recientes sobre los efectos de la IA en diferentes ocupaciones refuerzan la idea de impactos dispares. En el ámbito de los freelancers en Estados Unidos, la IA generativa, representada por ChatGPT, ha reducido tanto ingresos como volumen de encargos, afectando de manera desproporcionada a los mejores trabajadores independientes. Sin embargo, en empleados de consultoría, la IA ha demostrado mejorar la productividad y calidad de los resultados al complementar tareas relacionadas con modelos de lenguaje.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también aborda el impacto de la IA en el empleo en su informe de enero de 2024, indicando que la afectación dependerá del grado de exposición en distintas ocupaciones, la complementariedad de las labores y las habilidades de los trabajadores. Según su modelo, trabajos con alta exposición y alta complementariedad, como abogados y jueces, podrían experimentar aumentos salariales y de empleo. En contraste, trabajos con alta exposición pero baja complementariedad podrían ver reducida la demanda de trabajadores, especialmente aquellos sin las habilidades para utilizar la IA. Los teleoperadores son identificados como ocupaciones con «mayor probabilidad de que la IA sustituya las tareas humanas», mientras que algunos trabajos, como los de interpretación y algunas ocupaciones manuales, están menos expuestos a la IA. En medio de estas transformaciones, el desafío radica en determinar si los incrementos de productividad generados por la IA se traducirán en una disminución de salarios y empleo o, por el contrario, se distribuirán equitativamente.