Desarrollan transistor sináptico inspirado en el cerebro humano

 Desarrollan transistor sináptico inspirado en el cerebro humano

Un equipo científico ha diseñado un nuevo transistor sináptico inspirado en el cerebro humano, capaz de realizar funciones de pensamiento a un nivel superior. Este dispositivo, presentado en la revista Nature, puede procesar y almacenar información simultáneamente, imitando el funcionamiento del cerebro humano.

A diferencia de transistores anteriores con enfoques similares, este nuevo modelo es capaz de funcionar a temperatura ambiente, ofreciendo estabilidad y rendimiento a alta velocidad. Además, consume mínima energía y conserva la información almacenada incluso cuando se le retira la alimentación, lo que lo hace ideal para aplicaciones del mundo real.

La investigación, dirigida por Mark C. Hersam de la Universidad de Northwestern y Pablo Jarillo-Herrero del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), destaca los avances recientes en inteligencia artificial (IA) como motivación para desarrollar ordenadores que se asemejen más al cerebro humano.

Hersam señala que el paradigma tradicional de la electrónica, basado en la construcción de circuitos integrados con transistores de silicio, ha llevado a un alto consumo de energía. En contraste, el transistor sináptico desarrollado imita la eficiencia energética del cerebro, donde la memoria y el procesamiento de la información están completamente integrados.

Para lograr este avance, el equipo exploró la física de los patrones de moiré, combinando grafeno bicapa y nitruro de boro hexagonal. La superposición de capas atómicamente finas permitió una sintonización sin precedentes de las propiedades electrónicas mediante el giro de una capa con respecto a la otra.

El entrenamiento del transistor involucró la presentación de patrones similares pero no idénticos, demostrando su capacidad para realizar aprendizaje asociativo. Según Hersam, este enfoque representa una forma superior de cognición. El uso innovador de materiales y el diseño basado en el efecto moiré destacan este desarrollo como un paso significativo hacia la creación de hardware informático más eficiente, especialmente en aplicaciones de inteligencia artificial y aprendizaje automático.