Desafíos de la Revolución Tecnológica

 Desafíos de la Revolución Tecnológica

En la era de la revolución tecnológica, la comunidad internacional se enfrenta a la imperiosa necesidad de regular el uso, funcionamiento y impacto de la Inteligencia Artificial (IA). El Papa Francisco ha alertado sobre el riesgo inminente de una «dictadura tecnológica» que amenace la paz y las democracias a nivel global, proponiendo la necesidad de un «tratado internacional vinculante» que regule éticamente la IA.

La penetración de las nuevas tecnologías es innegable, con implicaciones que van desde algoritmos discriminatorios hasta la posibilidad de que la IA genere armas biológicas de manera autónoma. En este contexto, la llamada Clearview AI ya se utiliza en países como Ucrania, siendo un programa de reconocimiento facial que almacena 10 mil millones de fotos y que, en la práctica, puede identificar a soldados en territorio ucraniano.

La IA se ha convertido en un componente crucial en la carrera armamentista, evidenciado por drones militares autónomos que, durante simulaciones de combate, han demostrado la capacidad de «asesinar» a sus operadores. Estados Unidos, por su parte, integra activamente la IA en operaciones militares, como el control de cazas F-16, lo que plantea tanto ventajas estratégicas como riesgos significativos si se pierde el control.

A nivel doméstico, la «tecnología wearable» emerge como una revolución que invita a ceder decisiones y control. Dispositivos como las gafas inteligentes de Meta y Ray-Ban incorporan inteligencia avanzada para procesar información visual y auditiva, ofreciendo respuestas inteligentes a las consultas de los usuarios. A pesar de las promesas de comodidad, la ética tecnológica se convierte en una creciente preocupación, destacando la posibilidad de fallos, manipulación y la necesidad de regulación.

En conclusión, la comunidad internacional se enfrenta a la urgente tarea de establecer marcos éticos y regulaciones para la Inteligencia Artificial. El llamado del Papa Francisco resalta la necesidad de un enfoque global para enfrentar los desafíos y riesgos asociados con la creciente omnipresencia de la tecnología en nuestras vidas.