Auge de Deepfakes: Nueva modalidad de acoso con Inteligencia Artificial

 Auge de Deepfakes: Nueva modalidad de acoso con Inteligencia Artificial

En Texas, una adolescente de 14 años, Ellis, se enfrentó a un perturbador episodio de acoso cuando fotos falsas de ella, generadas mediante inteligencia artificial (IA), circularon en redes sociales. Las imágenes, conocidas como «deepfakes,» combinaban su rostro con cuerpos desnudos, afectando a ella y a otras compañeras de clase. Este fenómeno, alimentado por la evolución de la IA, se está convirtiendo en una variante preocupante del acoso, con consecuencias psicológicas significativas para las víctimas.

Las fotos, tomadas de perfiles de Instagram, se compartieron en Snapchat, haciendo que la situación se extendiera a otras estudiantes. La rápida evolución de la pornografía deepfake, con su accesibilidad y realismo crecientes, ha generado escándalos similares en escuelas secundarias de Estados Unidos.

La falta de legislación federal específica complica la respuesta de las autoridades. Aunque algunos estados han abordado el problema, la ausencia de regulación a nivel nacional dificulta la identificación de los responsables. La reciente acción del presidente Joe Biden, firmando un decreto sobre IA, busca establecer barreras contra la producción de material de abuso y la creación no consensuada de imágenes íntimas.

Expertos señalan la necesidad de responsabilizar a las empresas de IA y plataformas de redes sociales. La falta de claridad en la definición legal de estos casos agrega un desafío adicional. La víctima, Ellis, enfrentó una expulsión temporal para la autora de las fotos falsas, pero su vida ha cambiado de manera significativa. La preocupación persiste ya que la amenaza de deepfakes se consolida como una forma devastadora de acoso en la era digital.