La Inteligencia Artificial revoluciona la detección temprana del cáncer de mama

 La Inteligencia Artificial revoluciona la detección temprana del cáncer de mama

La detección temprana del cáncer de mama se ha convertido en una prioridad global en el ámbito de la salud, con el objetivo de iniciar tratamientos a tiempo y reducir la mortalidad de la enfermedad más común entre las mujeres. En la búsqueda de optimizar recursos, las estrategias de detección precoz están incorporando un aliado tecnológico: la inteligencia artificial (IA). Los primeros estudios internacionales que evalúan su efectividad arrojan resultados prometedores en cuanto a seguridad y precisión en la interpretación de estudios de imágenes. Además, indican que reduce los tiempos de diagnóstico, alivia la carga de trabajo de los equipos médicos y evita la realización de estudios innecesarios.

La doctora Flavia Sarquis (MN 88.557), médica de staff de Diagnóstico Mamario del TCba Centro de Diagnóstico y Argus Diagnóstico Médico, explica que «el uso de la inteligencia artificial en la detección del cáncer de mama ha obtenido amplio respaldo internacional, tras ser aprobada por la FDA de los Estados Unidos y la Agencia Europea de Medicamentos. En nuestra región, ya ha sido autorizada por Anvisa en Brasil y la ANMAT en Argentina, lo que permite su uso clínico en el país».

Durante el XVI Congreso Argentino & Internacional organizado por la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) a fines de agosto, la doctora Sarquis presentó las mejoras que la IA aporta a la detección de tumores malignos en etapas tempranas mediante la aplicación de técnicas de aprendizaje profundo en mamografías, ultrasonidos y resonancias magnéticas.

En el caso de las ecografías mamarias, una herramienta eficaz para la detección precoz de tumores invasivos en mujeres jóvenes o con tejido mamario denso, la IA ha mejorado significativamente la interpretación visual, aumentando la precisión y reduciendo la necesidad de biopsias innecesarias en lesiones benignas. Según la doctora Sarquis, se ha logrado una reducción del 30% en la realización de este tipo de estudios en base a publicaciones recientes, lo que implica un ahorro sustancial en costos del sistema de salud.

La sensibilidad de esta tecnología alcanza el 98%, lo que la convierte en una herramienta valiosa para la detección de lesiones que podrían confundirse con benignas, evitando así el subdiagnóstico y permitiendo abordar el tumor en sus primeras etapas, cuando las tasas de curación superan el 90%.

¿Cómo funciona esta tecnología? Una vez que un radiólogo detecta una lesión, el sistema realiza un análisis de las imágenes sospechosas. Utilizando algoritmos de aprendizaje automático, procesa la información y calcula la probabilidad de malignidad, clasificando las lesiones según su nivel de riesgo.

La IA no solo mejora la precisión diagnóstica, sino que también reduce significativamente la carga de trabajo de los radiólogos, agilizando y simplificando su flujo de trabajo clínico. Ejemplificando este avance, se menciona el caso de Koios DS, el primer software patentado de IA y aprendizaje automático para la interpretación de estudios de imágenes, que proporciona resultados en tan solo dos segundos.

Un estudio realizado en Suecia, publicado en The Lancet Oncology, también arrojó resultados favorables en cuanto a la detección de tumores y la reducción de la carga de trabajo de los radiólogos. En este estudio, que involucró a 80,000 mujeres, se compararon dos grupos: uno en el que las mamografías fueron evaluadas por dos radiólogos y otro en el que se utilizó un sistema de IA (Traspasa sueco) junto con un radiólogo. Los resultados mostraron una mejora del 20% en la detección de tumores en el segundo grupo, sin aumentar las tasas de falsos positivos y reduciendo a la mitad la carga de trabajo de lectura de pantalla.

El doctor Francisco Terrier (MP 111.140), vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología, enfatiza la importancia de cualquier herramienta que mejore y acelere el diagnóstico por imágenes, y subraya que el desarrollo de la IA debe seguir rigurosos procesos de investigación y validación antes de su implementación clínica.

Actualmente, más de 100 instituciones de salud en 20 países de todo el mundo utilizan sistemas de inteligencia artificial para la interpretación de imágenes diagnósticas de cáncer de mama. Se prevé que, en el futuro, estos avances en la IA, junto con otras tecnologías como la tomografía por emisión de positrones y nuevas técnicas de imagen, permitan una detección aún más temprana.

En Argentina, donde se detectan anualmente 22,000 nuevos casos de cáncer de mama, la utilización de la IA está en una fase incipiente. Sin embargo, se encuentra en proceso de validación en servicios médicos y ha sido aprobada por ANMAT, lo que podría allanar el camino para su uso clínico. La doctora Lucrecia Ballarino (MP 22311), Directora Médica del Instituto Oulton de Córdoba, destaca que los algoritmos de IA colaboran en todas las etapas del diagnóstico por imágenes, desde la asignación de turnos hasta la asistencia en la detección de lesiones, siempre bajo la responsabilidad final del médico.

La doctora Sarquis concluye que «el futuro es hoy» y que la IA puede convertirse en un aliado confiable en la prevención y detección temprana del cáncer de mama, aunque insiste en la necesidad de más investigaciones y estandarizaciones para su implementación efectiva en la práctica clínica.